Casa Tino, comida casera en el centro de Gijón

GD Star Rating
loading...

Imagen tomada prestada de su web

¡¡Por fin me fui otra vez de cachopo!! la dieta de la gente me obliga a estar a mí a dieta. Y por fin cumplo con la recomendación de la gente. Primero Javier, un chico de Barcelona que cuando viene a Gijón va a comer un cachopo en Casa Tino (recomienda los Riñones) y luego David que con sus palabras me convenció:

Es el mejor cachopo que he probado en mi vida. La calidad es inmejorable y el sabor increible. Si pides algo para picar, te recomiendo los calamares fritos (increibles). Cualquier cosa que pidas estará cojonuda. Es cocina tradicional,nada de pijadas.

Así que reuní a mi excompañera de trabajo, con la que fui por primera vez a comer cachopos, junto con nuestras parejas y fuimos a comer.
Las conclusiones las suelo poner al final, pero esta vez no me aguanto. Fui recién pasado una infección en la boca y las mandíbulas no me encajaban perfectamente, con lo que no podía masticar al 100% y también fui con catarro, sin olfato y con el gusto distorsionado. Aún así, con todos estos defectos, debo decir que me encantó. Ya explicaré por qué.

El sitio es un Chigre, una Sidrería de toda la vida, muy familiar. Tan familiar que juraría que todos son familia o lo parecía y nos trataron como tal. El precio del cachopo me pareció un poco desorbitado. ¡Casi 20€! Pensé que debería de ser enorme con lo que pedimos uno para dos. Con miedo a quedar con hambre pedimos entrantes. La señora que nos tomó apuntes nos oyó discutir sobre si coger dos de croquetas o una de croquetas y una de calamares. Rápidamente dijo “Mejor una de croquetas y una de calamares”. Por los consejos de los amigos que nos leen y por el convencimiento de la señora, la hicimos caso. No nos arrepentimos.
Primero las croquetas. La primera impresión que tuve cuando la probé fue pensar que “no nos engañaron, realmente es casero”. Muy crujientes, tiernas y a pesar de no encontrar tropezones como las comerciales, me encantó. Aún ardiéndome en la boca no paraba de comerlas. Bien fritas y buena cantidad. Yo creo que quedamos todos a gusto comiéndolas y no como en otros sitios que nos tocaba a una o dos por barba. ¡¡Y solo es una ración!!

Al poco rato los calamares. En esto tengo una queja. Sólo nos pusieron un cuarto de limón. Tal era la cantidad de calamares que nos dieron que debieron de ponernos 2 limones enteros. Una bandejada que quedé asustado. Pensé que entre los calamares y las croquetas iba a quedar fartuco, pero no. Muy tiernos, aunque durillos. No venían en aros, sino en tiras, pero no eran rabas de calamar, sino calamares frescos. Recordad que yo no podía cerrar la boca al 100% porque no me encajaba la mandíbula, pues aún así difruté y comí todos los calamares que pude. Y a pesar de no tener mucho gusto ni olfato, puse saborearlo.

Y por fin, el Cachopo. No era tan grande como pensábamos. Más bien era de tamaño medio-grande. Antes de seguir con la crítica gastronómica, permitirme comentar una historia: El cachopo se inventó (seguramente) para dar salida a la carne de peor calidad. Al rebozarlo se ablanda sus fibras y al rellenarlo se le da sabor. Por este motivo, la mayoría de la carne de los cachopos suelen ser grandes (de piezas grandes), duros y secos. Pero en Casa Tino no. En Casa Tino eran filetes gordos (no muy gordos pero tampoco finos) y muy tiernos. Tan tiernos que se deshacían en la boca. No encontré grasa ni nervios que me molestaran al masticar. Tiernos y sabrosos. Creo que el precio es tan caro por este motivo, por escoger filetes tiernos en vez de filetes secos e insustanciales. El rebozado era muy bueno. Nada grueso, nada pesado y muy crujiente. Me dio pena acabarlo… El relleno era de Jamón serrano y queso. Los bordes no tenían mucho relleno (a mi no me importó mucho debido al propio sabor) y cuando te toca un trozo del centro es cuando más disfrutas del sabor. Muy rico el jamón y muy rico el queso. Mi novia se quejó de que el jamón tenía ‘blanco’ pero es que los jamones lo llevan. Estuvo acompañado de un plato de patatas, que ya no me sorprendió nada visto lo visto, y es que eran caseras, recién fritas y muy buenas para acompañar la carne. Me llamó la atención la poca sal que le echaron. Por lo menos las patatas estaban sosas. ¿Esto es malo? A la gente le gusta la sal… analicemos: La sal es muy malo para la circulación, con lo cual si lleva poco es mejor para nuestra salud. La sal es un complemento para dar sabor a los platos; si echas mucha sal, el índice de sabor ante la combinación de cachopo y patata en un trozo que te llevas a la boca se inclina ante la patata y su sal, es decir, que en un bocado de carne y patata, sabe a sal; si lleva poca sal, el bocado sabe únicamente a Cachopo con un poco de guarnición. Genial! Aunque unas pocas patatas más en el plato vendría bien.

De postre, para acabar, pedimos arroz con leche, tarta de queso y tarta de chocolate. Fui el único punto flaco que encontramos. Se veía que era casero, pero poca cantidad para el precio. Ni siquiera a mi me prestó mucho el arroz con leche. No sé… poco dulce quizás. No estaba malo pero tampoco es gran cosa. La tarta de chocolate y de queso, a pesar de ser caseros tampoco dieron más a los que lo pidieron. De todas formas quedamos más que bien.

El sitio tenía sitios libres cuando entramos, pero poco a poco se fue llenando hasta llegar al lleno absoluto. Y muchos debían ser asiduos y tenían un trato excelente. Había gente comiendo sola, familias, gente mayor, de todo. Al plato de día era también un poco caro para ser sopa de cocido de primero y de segundo el cocido, pero al verlo me daban ganas de probarlo. Parecía hecho por mi madre. Es muy posible que sea caro por ser casero y siempre tendrás un buen trato por parte de los camareros y de la anfitriona de la casa.
Sorprendentemente, después de comer lo que comimos, no estábamos mal, ni pesados, ni forzando la respiración para poder vivir. Esa noche dormí de un tirón.
¿Repetiré? Supongo que sí. Pero con gente. No es un sitio para ir a comer solo o con tu pareja.

Localización: Alfredo Truán nº9.- Gijón
Teléfono: 985.13.84.97 – 985.34.81.49
Zona Fumadoras: Pues no me fijé… no vi a nadie fumando tampoco.
Parking: No. Se puede aparcar en el Parking de Begoña.
Página web: RestauranteCasaTino.com
Coordenadas GPS: 43.537334, -5.661666


Ver mapa más grande

GD Star Rating
loading...

5 comentarios

Añadir un comentario
  1. Buenas noches,despues de ver la valoracion y comentarios de este restaurante decidimos unos amigos y yo ir a cenar hoy alli.me sorprende q tenga esta valoracion tan alta cuando aparte de ser muy caro la comida deja bastante q desear.Al pedir chipirones no tenian y nos ofrecieron calamares que a todos nos parecieron rabas por su forma y dureza y al precio desorbitado de 16 euros x tapa,ni q fueran de potera.tampoco tenian croquetas y la señora nos ofrecio empanadillas y gambas ala gabardina q de casero no tenia nada por que eran congeladas al mas puro estilo de la “cocinera”.por ultimo los cachopos a nada mas y nada menos que a 20 euros cada uno que no tenian nada de especial,aparte de pequeños en comparacion con otros que comimos en otros sitios de gijon.Para rematar tomamos unas sidras a 2,70 euros la botella y con pitorro porque tan siquiera nos la escanciaban.Para acabar estas opiniones parece que las escriben los propios dueños del bar,por que de 8 personas que eramos todos quedamos indignados cuando nos trajeron la cuenta con la calidad de la comida.

    GD Star Rating
    loading...
  2. Totalmente de acuerdo con la opinion , se resume todo en una palabra VERGONZOSO

    GD Star Rating
    loading...
  3. A mi me gustó, como ya conté, aunque sí es verdad que es un poco caro. Y viendo los precios que decís, subieron más y está aún más caro.
    De momento no es un sitio al que repetí, pero me gustaría.

    GD Star Rating
    loading...
  4. Y no nos olvidemos de la comparación odiosa que nos hizo entre un cachopo y un san jacobo, manda narices que nos haya intentado convencer de que eran lo mismo. En fin, por el tamaño quizás al final hasta tenía razón…

    GD Star Rating
    loading...
  5. El comentario de los calamares, sin palabras. Te quejas de que están durillos. Hijo, los calamares DE VERDAD son durillos, lo tierno son la mierdecilla de rabas congeladas.

    GD Star Rating
    loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Cachopo © 2009-2014