Vinatería el Estanco, somió

GD Star Rating
loading...
¿Te acuerdas de esta entrada?. De los mejores cachopos que he probado en mi vida. Tierno, bien hecho, buenas patatas… se me hace la boca agua de pensarlo. Intenté llevar a mi novia varias veces pero siempre había pegas o estaba cerrado. Con compañeros de trabajo también había pegas, sobretodo porque estaba el lugar lleno. Un día, cansados de que no cogiera el teléfono, fuimos hasta allí a reservar mesa directamente, pero había un cartel diciendo que estaba en obras todo el mes de mayo. Pues nada… a esperar. Ahora volvimos a llamar por teléfono pero decía que no existía el número, así que fui a reservar mesa. El sitio estaba cerrado pero había gente dentro. Hablé con ellos y reservé sin problema.
Pero la sorpresa fue mayúscula cuando llegamos y encontramos el sitio sin apenas mesas en comparación a antes. Resulta que el sitio es ahora una Vinatería. !Ay, Dios! ¿Y ahora? Ahora nada… nos sentamos y miramos la carta que tenían en una pizarra en la pared. Tienen muy pocos platos; Alrededor de 7 u 8, y la mayoría es lo típico de una vinatería: Tabla de quesos, jamón cortado, etc.. Tienen mollejas pero solo los fines de semana. Bueno, ya que estábamos ahí pedí solomillos con manzana y una compañera pidió patatas con huevos y chorizo.

Tardaron mucho en traernos la comida. Entre 20 y 30 minutos. Menos mal que el ambiente es muy bueno y es agradable. Cuando trajeron los platos entendí por qué tardaron tanto. Debió de esforzarse y poner mucho esmero en hacer los platos. Todos los detalles muy cuidados, con arte y una buena presentación. Las patatas debió de haberlas pelado y cortado en ese mismo momento, con lo que se notaba la frescura. La manzana más de lo mismo y la carne estaba en su punto; muy tierna y bien frita. La comí despacio para disfrutarlo. El detalle de la manzana es algo que nunca vi. Estaba caliente, así que algo hizo con ella, y le da un sabor especial a la carne. A mi me gustó. Le daba un toque dulce sin destrozar el sabor de la carne. También lleva cebolla caramelizada que no me causó ningún impazto. Está como detalle y acompaña el plato, pero no vi que aportase mucho sabor.
Cuando vi la cantidad de sal gorda que echaron por encima, me asusté pensando en lo salado que debía de estar, pero no era así. Aún así, sé lo peligroso que puede llegar a ser la sal, así que elegantemente aparté la mayor parte.

Mi compañera pidió el plato de patatas con huevo y chorizo. Un plato normal que tardaron un poco más en hacerlo. No debió de poder hacerlo todo a la vez. Al final vino y lo comió con ansia. Analizándolo a detalle llegué a la conclusión de que los huevos eran de ‘pitu caleya’ (gallinas criadas en la naturaleza, sin engordes) debido a que eran muy pequeños. Los huevos ‘industriales’, al freirlos se esparce la clara por donde puede, dando una impresión de que son más grandes y finos. Los ‘ecológicos’ (odio llamarlos ecológicos cuando son los normales) o de ‘pitu caleya’ no se esparce la clara porque es más espesa y por eso tienen la forma uniforme y pequeño. La yema es más oscura, un naranja fuerte cuyo sabor solo se puede describir babeando al recordarlo por alguien que lo haya probado. Es un sabor fuerte y sabroso. Del chorizo no sabría decir, pero ella dijo que no sabía a los chorizos comprados en el supermercados, con lo que suponemos que también es de granja.

Algo me dice que esta gente no cocina con sal ya que ponen la sal al final y es sal gorda. Me parece bien y más saludable. ¿Por qué tardaron tanto? bueno, solo son dos chicos. Uno atendiendo en la barra y otro cocinando. Se esmeran mucho en la comida y seguramente no tenían nada preparado. Quedamos muy bien comidos y no nos sentó mal ni pesado, al contrario. Marchamos muy contentos.
Llevan dos meses abiertos y aún no tienen ni línea de teléfono. A pesar de que no tienen mucho tiempo abierto, tenían bastantes visitas. Son unos chicos agradables y muy amables. Los precios de la comida estaban muy bien y al marchar se despidieron cariñosa y efusivamente.
¿Lo recomendaría? bueno… me duele decirlo pero no. No es un sitio para ir a comer. Es una vinatería, no un restaurante. Sí recomendaría ir a tomar unas copas de vino y pasar unos momentos agradables en el local, y si el tiempo pasa y hay que comer, no dudes en comer y no ir a otro sitio que ahí cocinan muy bien.

Si alguien sabe si los dueños del antiguo estanco fueron a otro sitio, que me avisen desde AQUI para ir a comer su cachopo de nuevo.

El Estanco Cerrado como restaurante, pero abierto como vinatería.
Plaza Villamanín (Somio) 8. Gijón, 33203
Creo que cambiaron la numeración de la calle, pero no tiene pérdida: Está en la rotonda, en frente del Geografic.
Teléfono: De momento no tienen.
Zona Fumadoras: Es un lugar para fumadores, pero no me llegó el humo de nadie. Bien ventilado.
Parking: No.
Página web: No.


Ver mapa más grande

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Cachopo © 2009-2014