Etiqueta: parrilla

Cachopo en el Quesu en Bobes (Siero)

Cómo es la vida… un día tenemos un amigo trabajando en el parque tecnológico de Asturias, Llanera, y al día siguiente soy yo el que trabaja ahí. No hay mal que por bien no venga: Ahora podemos probar todos los cachopos de esa zona. De momento hoy fuimos al que recomendaron en el trabajo: El Quesu. Un sitio muy acogedor, la verdad, en donde entra por los ojos todos los adornos dispuestos en el techo y paredes y se puede ver la parrilla cocinando la carne.

Todo tenía una pinta estupenda, pero fuimos a lo que fuimos así que pedimos cachopo. De entrantes decidimos pedir croquetas, ya que un compañero muere si no las hay. En la carta no aparece, o por lo menos nosotros no lo hemos visto, pero preguntamos al camarero y nos dijo que sí. No hubo problema en traerlo.
Una docena de croquetas que nos dio para bastante, acompañadas de un poco de lechuga. A mi no me gustó mucho. Estaban bien fritas y bien hechas, pero el sabor estaba muy concentrado y sabía demasiado a caldo de pollo. No quiere decir que estén malas, pero muy fuertes para mi.

A continuación vino el cachopo. Sí, lo sé, no es mi mejor foto. no sale bien el cachopo. A ver si voy a tener que volver sólo para sacar bien la foto. El cachopo tenía un rebozado muy muy crujiente. La carne era fina y muy tierna. Daba gusto lo bien que se deshacía en la boca. Tenía queso suficiente para que saliera por los huecos y no era un queso malo. El jamón no lo recuerdo, pero no creo que estuviera malo pues si no me acordaría. Alguna pega, por poner alguna podría ser el tamaño. Cuando nos llegó nos pareció bastante pequeño frente al precio que tenía: 16€ si no me equivoco. Hemos visto cachopos mucho mayores por ese precio, pero no voy a criticarlo mucho pues estaba muy bien de sabor y de digestión. Otra pega, algo más importante, las patatas: Muy malas. Mal fritas y aceitosas. En esto, suspende.
Un trocín de pimiento que prestó bastante hasta que descubrimos que el interior también llevaba pimiento. Al final, con tanto pimiento, destrozaba un poco el saber del resto del cachopo. El sabor de la carne del cachopo me gustó bastante.
Un extra que no vimos en más sitios fueron los arvejos. Un puñado de arvejos lo acompañaban dándole un toque… exótico (hablando en el término de que nunca vi que se acompañara de arvejos).
(más…)

La taberna de Piedra, La Calzada. Pizzería Parrila

Pero… ¿qué clase de sitio es éste? ¿Es una pizzería? ¿Una parrilla? Sólo sé que fuimos al cine en la Calzada y luego me trajeron a este sitio. El de la barra nos insiste amablemente en que comamos los últimos pinchos, se gasta bromas y nos trata muy bien. Aturdido estoy. Perplejo… Anonadado, pero en fin… ya que estamos… comamos.

Pedimos un menú algo raro por la mezcla. Para ir picando probamos las patatas 3 salsas ya que realmente fuimos ahí a probar el alioli que estaba bueno. Al verlo pensé que por fin se acabó la crisis. Después de tantos sitios comiendo patatas 3 salsas y quedando defraudados porque nos daban muy pocas patatas y una salsa muy light, por fin nos trajeron una buena fuente de buenas patatas gordas. Las patatas muy buenas, por fin, pero la salsa alioli muy ligera. Recordaban el alioli más fuerte. Pero quedamos satisfechos igualmente.
La morcilla matachana… ¿no pedimos morcilla? qué raro…

Lo raro llega ahora. Después de las patatas nos llegó una pizza. Raro por lo menos para mí, que no hice ésta combinación nunca. Pero prestó. La pizza estaba buena. Esta la pedimos de Queso, Cebolla, Champiñones y Bacon. La verdad que muy rica. Por lo menos a mi me prestó. Tenía varias opciones más y estuvimos a punto de pedir una con picadillo y huevo por encima, pero finalmente no. Sabía mucho a queso, no estaba seca y tenía ingredientes en abundancia. Nada de cuatro ingredientes mal puestos. Aunque bueno, la foto creo que lo dice todo menos el sabor.
(más…)

La estancia, parrillada en La Guía

Esta vez fuimos a celebrar el cumpleaños de un colega y como somos muy de parrillas y barbacoas, decidimos ir a una parrillada y que nos lo hagan, que ya está bien de tanto hacerlo y fregarlo, ¿no?
Fuimos a La Estancia, en donde antiguamente era El Muñó, en La Guía. Los que son de mi quinta o mayores o estudiaron en el Instituto de El Piles saben cual es.
El sitio es muy acogedor aunque sería de agradecer que no dejaran fumar. Que fume alguien no hay mucho problema, pero cuando es un local cerrado, con parrilla y encima todo el mundo fumando, empieza a ser un ambiente muy cargado.

Curiosamente, no todos han pedido una parrilla de carne. La novia del colega cumpleañero es vegetariana y pidió parrilla, pero únicamente de vegetales. Una buena cantidad de vegetales metidos al calor de unas brasas que las cocinó, supongo que bien, y que por la cara que ponía la comensal era bastante abundante y bastante bueno. Ignorante en los menesteres vegetarires no me atrevo a opinar, pues sabiendo lo que me venía aquel plato me parecía insustancial y con pinta de pasar fame, pero si ella es vegetariana y le gustó, pues perfecto para ella, me alegro enormemente por su decisión. En la foto se puede ver la pinta y así animar a otros vegetarianos a visitar estos lares parrillires sabiendo que no es solo carne lo que se cocina. Además, la camarera te ayuda y te aconseja en todo lo que puede.

Nosotros nos pasamos pidiendo. Siempre ocurre igual. Primero pedimos para picar unos entrantes, que en este caso fue unos entremeses calientes consistentes en un poco de todo: Calamares fritos, chipirones, croquetas, gambas a la gabardina y alguna empanadilla de bonito con tomate. Los calamares un poco salados para mi gusto, pero por lo demás, bien. Las croquetas muy suaves y crujientes y los chipirones bastante jugosos. El limón adorna muy bien el plato pero no era útil para echar en los calamares (perdió su función gastronómica al pasar a ser decorativo). Caliente estaba todo bastante bueno, pero frío empieza a perder mucho de su encanto. Es posible que después de comer todo lo que hemos comido se llegue a pensar que estos entrantes sobraban. Si… es posible.
(más…)

Cachopo en las terrazas del Pery

Hoy acabábamos tarde de clase y en breve teníamos que ir a trabajar, así que teníamos dos opciones: O comíamos en Marina o nos íbamos a comer un cachopo. Es curioso… pero elegimos ir a comer cachopo. Íbamos a ir a El Estanco, pero hay una conspiración para que no vuelva a ir. Una vez fuimos y no había mesas. Otro día llamé para ir con mi novia y que estaba cerrado; Esta vez llamé para reservar mesa y me dice que “el teléfono que ha marcado no existe”, así que después de estar dos días llamando con la misma respuesta, me desplacé hasta allí y veo un cartel que dice que “está cerrado por reformas hasta mayo”. Así que pensamos donde ir… y al final decidimos y fuimos a las terrazas del Pery.

El Pery está en la playa, tirando pa la Lloca. Tienen parrilla y también es pizzería. Estuve echando un ojo a los que pidieron pizzas y tenían buena pinta. Eran grandes y con la base muy fina. Tienen aparcamiento y si tienes suerte y no hay mucho gilipollas aparcando ocupando dos sitios, podrás aparcar. Es increíble la cantidad de gente que aparca mal, adrede, y no deja aparcar a otros. La gente que va a allí a comer es de todo tipo. Había gente que se notaba que venía de la playa, otros hacían reuniones de amigos, otros aparecían con traje y corbata (salvo uno, con traje, pantalones caídos, la camisa por fuera y unas gafas “too cool” que nos reímos bastante). Había un montón de camareros movíendose pa’lante y pa’trás y mucha gente para atender. Nos dieron la carta, miramos lo que queríamos y pedimos: Tres cachopo. ‘¿Así? ¿3 cachopos?’ dijo la camarera sorprendida.

Tardaron un poco en llegar, pero bueno, comprensible viendo la cantidad de gente que tienen. Lo primero que pensamos cuando nos lo trajeron fue “oiga! que no pedí entrantes” de lo pequeño que era. Estaba cubierto por una salsa que me recordaba a la salsa de carne asada de mi madre, con lo que estaba muy rico. En un principio nos desagradó la idea de tener salsa, pero según iba comiendo me estaba gustando cada vez más. Ahora sí que puedo decir que realmente (más…)

Cachopo en Parrilla TorreMar, La arena

torremar15 de Febrero de 2010, plenos carnavales de Gijón. Estaba con mi novia mirando la cabalgata cuando llegó un momento que me aburría mucho y empecé a pensar en cenar. Acabada la cabalgata pensé en ir a una parrilla que quedaba cerca para comer, en principio, unas patatas y calamares. Entramos y nos sentamos cuando empezamos a hablar de comer también un cachopo. Hala, venga! a ponernos como deficientes una vez más. Finalmente nos pusimos de acuerdo y pedimos los entrantes anteriormente citados: Patatas Bravas y calamares, de plato principal decidimos el cachopo pero para compartir. Para bien o para mal, es lo que pedimos. Aunque el camarero nos dijo al final que era mucho, cosa que le sentó mal a mi novia: “¡podía haberlo dicho antes de pedirlo!”. En la carta ponía “San Jacobo” pero como estaba en la parte de carnes, pregunté al camarero si es un San Jacobo o un Cachopo. Fue a preguntar al cocinero y me dijo que era San Jacobo: Carne relleno de queso. Yo le dije que el San Jacobo no tiene carne, es tan solo jamón y queso rebozado y el cachopo sí lleva carne. Vi que empezaba una discusión ya que no admitía mis argumentos y lo zanjé rápidamente: “¿Es carne rellena de queso? pues apunta una”.

Lo único que me desagradó es que nos vino las tres cosas por separado. Me hubiera prestado más que vinieran los calamares y las patatas juntas, pero bueno, qué le vamos a hacer. En primer lugar nos trajeron las patatas bravas. La forma y el tamaño es como a mi me gustan. Nada de patatas precocinadas y congeladas. Aunque un poco más fritas no estaría de más. Aún así estaban buenas. Eché de menos las patatas AliOli. En esta parrila no tienen. La salsa un poco suave para mi gusto. Aunque una parte picaba mucho. Debió ser donde estaba la guindilla. Pero solo una parte. Más bien parecía una salsa de tomate con un regusto a Brava. (más…)

El Mancu. A la aventura!

DaniJueves, 24 de septiembre de 2009. Día siguiente en el que un Cachopero entregó el proyecto final de carrera y se convierte por fin en Ingeniero Técnico Especialidad Electrónico. Por cierto, peaso proyecto que hizo y solo le pusieron un 10.
Para celebrarlo íbamos a ir a Casa Koty, pero al llamar me dijeron que ahora los Jueves está cerrado. Cagonla! buscamos información por internet para ver dónde poder ir a comer un cachopo. Nos dijeron de LaCofradiaDelCachopo y estuvimos viendo la web. Estaba un poco desactualizada pero nos sirvió de alguna ayuda (volver!!! hay que seguir comiendo cachopos!!!). Pero solo de alguna… seguimos buscando por internet pero ya no encontré mucha más información. Nadie habia escrito nada acerca de comer cachopos… De ahí surgió la idea de hacer esta web. Algo había que hacer al respecto, y además, tenía alguna foto de alguna excursión pasada. En fin, que me desvío del tema. En la cofradía del cachopo hablaban de “El Mancu”, comprobamos que estaba cerca de la Universidad de Oviedo (Campus de Viesques) y decidimos probar suerte. Copié la dirección y la busqué en google maps. Hice un pequeño mapa y nos fuimos a la aventura. Dimos vueltas… nos perdimos… preguntamos… Finalmente dejamos de dar vueltas y nos metimos en Casa Segundo. Canastos!! resulta que estaba cerrado, pero nos guiaron. Fuimos y por fin encontramos la calle. Lo buscamos… un colegio… un polideportivo… campo fútbol… casas… un chalet en venta!! qué buen sitio para ir a vivir con mi novia!!… más casas… un prao.. coñe! un chalet grande y se acabó la carretera! no hay “El mancu”. Diego, el gallu, se bajó del coche a preguntar y nos guiaron (no muy bien porque fuimos por donde nos dijeron, salimos por la salida que decían pero frenamos de golpe al comprobar un cartel del restaurante en dirección contraria). Por fin llegamos!!!! Siii!!! y dónde era? Cagonla!! está nada más salir del trabajo, en línea recta hasta encontrar el muro con una pintada enorrrrme que dice “El MA__CU” y ahí es. Cagon gugel.. busqué “CAMINO DE LA ERIA 49” y me mandó a “CAMINO DE LA EIRIA 49”. Bueno, por fin entramos y nos dispusimos a comer. Muy amablemente nos dijeron qué hay para comer, jejejje, “¿Hay cachopo?” preguntamos, “sisi, de ternera”, nos dijo muy amablemente. Contamos… “1,2,3… trae 6 cachopos!!”. Preguntamos si era mucho un cachopo para cada uno o pedíamos mejor uno para cada dos. Nos tiramos a la piscina y pedimos uno para cada uno. Esto lo cuento por contar alguna anécdota. Ahora por fin hablaré de lo que interesa: El cachopo!

DSC00600Tamaño: El tamaño no es que sea muy grande… cabe en un plato. Buuu!! acostumbrados a comer cachopos del tamaño de una rueda de carromato y nos trae eso. buuu!! además, el mío tenía una pinta rara… la carne estaba retorcida! se puede ver en la foto. Alguno estaba más normal, como veis en la otra foto. Pero… estaba delicioso! la carne muy rica. Muy tierna, blanda y sabrosa. El rebozado no era exagerado pero muy crujiente. El queso estaba muy sabroso (más…)

Página 1 de 212
El Cachopo © 2009-2014