Solomillo entocinado y al horno con patatas, cebolla y pimiento

GD Star Rating
loading...
Esta vez pensé en que sería buena idea hacer un plato elaborado para cuando despertara mi novia. Trabajó 10h de noche y se merece algo rico. Así que me aventuré y compré un solomillo para hacerlo de forma personal. El resultado fue muy bueno, para qué lo voy a negar, salió muy bien y pienso prepararlo en otra ocasión, igual algo más elaborado, con una salsa de champiñones y posiblemente con hojaldre.

Lo primero que hice fue intentar quitar un poco la grasa que le quedaba. El carnicero hizo una buena limpieza y la verdad es que dejó poca grasa. Lo corté en medallones más o menos regulares (imposible) y algo gruesos. Con un cuchillo bien afilado fue tarea fácil. Luego lo salpimenté sin excederme. Igual tenía que haber echado un poco más. De todas formas no quedó mal, pues lo que eché a posteriori le dio mucho sabor.
Envolví los medallones en una tira de bacon y lo atravesé con palillos para que no se deshiciera, fue buena idea pero resultó difícil freirlos por todos sitios. No me preocupó mucho pues la intención era meterlos luego en el horno. Me dispuse a freirlo. Mientras, freía unas patatas. Bien gordas, para que estén cruientes por fuera, pero crudas por dentro.

Mientras se freía me fijé en que el bacon estaba soltando grasa. Lo quité para que el solomillo no se friera en ella y quedara un plato un poco menos saturado de grasa. Al bacon siempre le quito la grasa con un cuchillo y los huesos, si tiene; Son manías. Una vez frito por todos los sitios posibles, a fuego fuerte para que quede churruscado y crujiente, le quité los palillos para no llevarme sorpresas al comer. También piqué un poco de cebolla y de pimiento verde. En trozos gordos.
En una bandeja para el horno puse una capa de la cebolla y el pimiento. Por encima puse el solomillo entocinado y las patatas. Las patatas ern muy muy malas y sabían mal si estaban fritas, por eso quería meterlas en el horno junto con el solomillo. Para otra no las meto en el horno. No salieron buenas, pero mejor que fritas estaban ya que estaban inmersas en el jugo. Por encima puse queso, de barra, y lo metí en el horno precalentado a 200ºC
Estuvo más o menos un cuarto de hora, hasta que el queso estuvo dorado. Lo saqué y lo saqué a platos listo para comer. El pimiento sudó y quedó líquido en el fondo de la bandeja e hizo el solomillo más jugoso. Las partes secas se pudieron acompañar bien de salsa barbacoa con miel, de las buenas (que una salsa barbacoa mala es muy mala), y da mucho sabor al solomillo.

Un buen plato, con muchas posibilidades y siempre queda bien. Una carne muy tierna. Seguro que repito pero haciendo algún cambio. Esto fue totalmente improvisado.

Como siempre, acepto críticas, comentarios y sugerencias.

Y un buen vino como consejo también se agradece.

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Cachopo © 2009-2014