Pimientos rellenos Caseros

GD Star Rating
loading...
Por fin mi padrino vino a ver mi nueva casa. Y como regalo, sabiendo que soy carnicero, me trajo unos cuantos pimientos asados por ellos. Los probamos con la carne y riquísimos. Están tan ricos que decidimos hacer pimientos rellenos y así fue. Lo único malo es que no miré ni siquiera por internet cómo se hacen, así que experimenté. Finalmente tengo que decir que me salieron muy ricos, así que igual hasta repetimos en un futuro no muy lejano.
Lo primero que hicimos fue la salsa para el relleno.
Cogí 100gr de carne picada (o carne para asar pasada por la picadora) y lo freí mezclado con un poco de cebolla y un poco de pimientas. Luego eché tomate frito (la próxima lo hago con tomate natural triturado) y lo hice al fuego lento. Eché un par de lonchas de queso sandwich para que solidificara un poco y guindilla (picante al gusto).
Mientras yo hacía esto, mi novia hacía una salsa bechamel. Mientras la salsa se hacía poco a poco y probándola cada poco para ver si estaba cogiendo el sabor que quería, fui preparando los pimientos en un plato.
La salsa que hice bien puede usarse con spaguettis, macarrones, etc. Es muy parecida, si no igual, a la salsa boloñesa.
Con mucho cuidado fui rellenando los pimientos. Con la ayuda de un tenedor los abría y quitaba las pepitas que podía y una vez abiertos los llenaba de salsa. Como me quedó muy espesita, gracias al queso, no fue difícil.

Puse una pequeña base de bechamel. Me hubiera gustado que la base fuera más profunda pero no salió tanta salsa como quisimos, así que no nos quedó más remedio que dejarlo así. A continuación coloqué los pimientos encima de la base de bechamel con mucho cuidado y en una bandeja para meterlo en el horno. Como me sobró bastante salsa de tomate, la eché por la parte de atrás de los pimientos.
El resto de salsa bechamel la eché por la parte delantera de los pimientos, por donde estaban abiertos, y lo llené de queso rallado para luego gratinarlo. Y así como aparece en la imagen lo metí en el horno.
Después de un tiempo gratinando todo el mejunje se sabe que está en su punto cuando el olor que inunda la cocina así lo advierte. Se saca y, como hace Arguiñano, se adorna con una ramita de perejil de la cosecha que tengo en la jardinera de la sala.

Pues he aquí mi versión. Como siempre: Escucho versiones, críticas, valoraciones y consejos. Aún me quedan muchos pimientos.

GD Star Rating
loading...

1 comentario

Añadir un comentario
  1. Estooo, la tercera vez que intento insertar comentario, aseguro que copio fielmente el código captcha este de las narices ehh!???
    Para ser un experimento no os han salido nada mal estos pimientos, tienen un aspecto magnífico.
    Un saludooo!!

    GD Star Rating
    loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Cachopo © 2009-2014