Boda en la Llorea Golf

Postre La Llorea Golf

Pues sí, esta vez tocó boda en la Llorea Golf. Pero esta vez fue mejor que nunca ya que esta era mi boda. Efectivamente, me vestí de pingüino, convencí a una chica y lo celebramos por todo lo alto. Ahora me dispongo a contar lo bien que fue en este el día de mi boda.
La ceremonia fue bien, en el ayuntamiento. Fotos fotos fotos y salimos. Más fotos con amigos, luego nos fuimos a dar una vuelta por parajes singulares de la topografía Gijonesa y fotos fotos fotos, a un parque y fotos fotos fotos. Ya cansados de fotos nos fuimos a la Llorea Golf.
Aquí no habíamos ido a comer nunca. Escogimos este sitio por los buenos comentarios de internet. Yo hubiera preferido otro más tradicional pero a ella le gustó. Desde siempre nos trataron muy bien. En febrero hicieron una especie de simulación de boda en donde los invitados a esta boda eran todos los que se iban a casar este año. Así conocíamos el lugar, el protocolo, algo de la comida, alguna orquesta, DJ, álbumes de fotos e incluso nos pusieron una mesa larga con muchos platos de comida para que veamos su apariencia ya que no es lo mismo leer platos en un papel que verlos con los propios ojos. Fue una boda auténtica: Comimos cóctel de bienvenida, nos sentamos en la mesa, comimos, bebimos, bailamos, etc. Estuvo genial! y lo agradecimos personalmente.
En otra ocasión fuimos a hacer la típica prueba de comida ya que había dudas entre varios platos de comida. Esto ya es más normal entre todos los restaurantes que celebran boda. Pero la boda simulada, no.

Llegamos en coche en este el día de mi boda y nos equivocamos, entramos por detrás en vez de por delante. No importó, e incluso casi mejor ya que nada más llegar me encontré a un camarero escanciando sidra. ¡Menudo recibimiento! No pudo ser mejor. ¡Qué fresquita y qué rica estaba! Y al llegar, en un pequeño jardín detrás del restaurante, pues fotos fotos fotos, pincho, fotos fotos, pincho, fotos y más fotos. Los camareros muy atentos. Conocedores de que apenas probábamos bocado, siempre tenían el detalle de pasar cerca nuestro y darnos un pincho. El de la sidra, cada poco pasaba y nos daba un culín. Muy bueno todos y todo.
Los pinchos eran muy variados. Muchos no los probamos. Hay que recordar que nosotros, los novios para entonces casados, llegamos tarde y muchos pinchos ya fueron repartidos. Puedes ver un listado del Cóctel de Bienvenida pinchando en la foto de la carta.
(más…)

La pumarada, el Llano

HAN CAMBIADO DE DUEÑOS. REVIEW NO VÁLIDA
Sí, lo reconozco. He tenido que mirar en un plano de Gijón si esta sidrería pertenece a Pumarín, al Llano o a cuál. Sé que es parte del Barrio de la Sidra pero el plano no lo marcaba.
Fuimos aquí porque habíamos oído hablar que se comía bien. Me apetecían unas patatas con salsas, y viendo que en frente, en el Antonio II, no estaban buenas (espero que lo mejoren) pues nos fuimos a la pumarada. El sitio es un jaleo. Jaleo dentro, jaleo fuera, gaitas y tambores sonando… pero tienen un comedor que se está muy bien. El chigre y la terraza está bien para tomar sidra con los amigos, pero no para cenar tranquilamente.
Como la primera vez quedamos a gusto, volvimos de nuevo con otros amigos. Solo voy a hacer una entrada en el blog mezclando lo que comimos en ambas ocasiones y eliminando lo repetido.

Pedimos los calamares frescos y aunque lo traiga en la carta, no los tienen. Tienen los normales, que están ricos, y acompañados de patatas, aún más ricos. Una buena fuente de calamares, con su limón y algo de lechuga. Algo blandos, pero calamares a fin de cuentas.
Croquetas buenas, también. No hay queja de momento.
(más…)

La Curuxa, Avilés

“Vámonos a comer cachopo”, me dijeron. Y poco más… ya ciego por la frase, me subí en su coche y me llevó a un restaurante en el que probó un cachopo muy rico y dulce hacía tiempo. Resulta que está en Avilés y tuvimos que desplazarnos hasta ahí. El sitio en cuestión se llama La Curuxa, situado en una de las famosas plazas de Avilés que estaba repleta de gente tomando sidra e incluso cenando, ya que la noche se presentaba cálida y agradable. No resultaba incómodo estar ahí fuera, pero de todas formas decidimos cenar dentro. El lugar era muy acogedor. Nos llevó a un comedor en la planta de arriba que estaba decorado con adornos tradicionales asturianos. Disponía de un balcón que daba a toda la plaza y desde ahí pudimos ver a todo el mundo comer, beber y pasarlo bien. La atención por parte de los camareros era muy buena, aunque no había nadie más en la sala y se podía pensar que teníamos a todos para nosotros, hay que recordar que la terraza estaba a rebosar. Camareros amables y simpáticos, por lo menos el que nos atendió.

De primero, croquetas. Una fuente de croquetas, algo grasientas por el aceite, pero que se notaban que eran caseras. Estaban buenas y tenía un rebozado que daba la impresión que llevaba algún tipo de especia que no supe identificar. Si tuviera el rebozado crujiente y estuviera mejor escurrido, serían una croquetas de lujo. De todas formas estaban buenas y dimos buena cuenta de ellas. Resulta simpático que traigan las croquetas con una distribución uniforme en el plato. Estoy más acostumbrado que las mismas estén con una entropía elevada sobre un espacio finito, es decir, todas revueltas como caigan de la sartén metidas en un plato o comprimidas en una pequeña fuente.

Ya cuando vino la carta, mi compañero me dijo que el famoso cachopo que él probó y estaba dulce era un cachopo de seta con salsa de manzana asada. Yo le dije que posiblemente eso era un cachopo hecho de seta y no un cachopo relleno de setas, es decir, que tiene una capa que es la seta, otra capa con el jamón y el queso y se cierra con otra capa que es otra de seta. No le gustó la idea y pidió el cachopo de carne. No debía de estar malo del todo pues la otra vez se lo comió y hasta le gustó. Eso lo vi ya en varios sitios y está tierno y rico.
De todas formas, el otro cachopo era de solomillo de cerdo, así que me decanté por él. Primero pregunté si eran filetes cortados longitudinalmente o transversalmente. La diferencia es que si los filetes se cortan transversalmente se hacen muchos minicachopitos, pero si se cortan longitudinalmente se hace un cachopo largo (o varios, dependiendo de la cantidad de filetes que hagas). El camarero me dijo que se coge un solomillo, se le corta las puntas y se corta longitudinalmente.
(más…)

Cachopo en Casa Zapico, Contrueces

A este sitio fuimos por recomendación de una amiga de una amiga. Si es que el boca a boca es la mejor publicidad. Fuimos un poco a la aventura, pero bueno, siempre hay que ir así o si no no se conocen buenos lugares. Aunque si se va recomendado, mucho mejor. Está situado en el barrio de contrueces, Gijón. No tiene sitio para aparcar, pero si se da un par de vueltas seguro que se encuentra alguno. Nosotros aparcamos sin problema a un par de manzanas, dimos un pequeño paseo y tan contentos. No hace falta aparcar justo en la puerta de los sitios.

Preguntamos por el tamaño del cachopo y como era mediano-grande, decidimos pedir algo de entrante, compartir y luego comer entre todos el cachopo. Pedimos unas patatas 4 salsas. Nos sorprendió porque lo normal son 3 salsas, aunque… ¿qué es lo normal? cada restaurante pone la cantidad y las salsas que le da la gana. En este caso, las salsas eran Ali oli, cabrales, bravas y… mostaza. No convencía la mostaza. A mi porque me gusta, pero alguno que vino con nosotros no puso buena cara. Aún así lo probó y cambió de idea. La salsa de mostaza estaba suave y rica. Dimos buena cuenta de ella.
Sinceramente, a mí me gustaron. Buenas patatas, gorditas y crujientes; buenas salsas, la brava era brava; y no excesivamente fuertes, sabían a lo que hay que saber pero sin matar el resto de sabores. El olioli sabía a como tenía que saber. Muy rico…
Al poco nos llegó los calamares. Frescos, por supuesto. Son algo más caros pero compensan bien por su sabor y textura. Gorditos y muy sabrosos… Como llegó poco después que las patatas, pudimos aprovechar y mojar los calamares en alguna salsa que aún quedaba. Resulta una buena combinación: Patatas 4 salsas y los calamares. Realmente es algo que me gusta. El alioli encaja muy bien con los calamares y cada vez me gusta más mezclarlo con salsa brava.
(más…)

Cachopo en el Quesu en Bobes (Siero)

Cómo es la vida… un día tenemos un amigo trabajando en el parque tecnológico de Asturias, Llanera, y al día siguiente soy yo el que trabaja ahí. No hay mal que por bien no venga: Ahora podemos probar todos los cachopos de esa zona. De momento hoy fuimos al que recomendaron en el trabajo: El Quesu. Un sitio muy acogedor, la verdad, en donde entra por los ojos todos los adornos dispuestos en el techo y paredes y se puede ver la parrilla cocinando la carne.

Todo tenía una pinta estupenda, pero fuimos a lo que fuimos así que pedimos cachopo. De entrantes decidimos pedir croquetas, ya que un compañero muere si no las hay. En la carta no aparece, o por lo menos nosotros no lo hemos visto, pero preguntamos al camarero y nos dijo que sí. No hubo problema en traerlo.
Una docena de croquetas que nos dio para bastante, acompañadas de un poco de lechuga. A mi no me gustó mucho. Estaban bien fritas y bien hechas, pero el sabor estaba muy concentrado y sabía demasiado a caldo de pollo. No quiere decir que estén malas, pero muy fuertes para mi.

A continuación vino el cachopo. Sí, lo sé, no es mi mejor foto. no sale bien el cachopo. A ver si voy a tener que volver sólo para sacar bien la foto. El cachopo tenía un rebozado muy muy crujiente. La carne era fina y muy tierna. Daba gusto lo bien que se deshacía en la boca. Tenía queso suficiente para que saliera por los huecos y no era un queso malo. El jamón no lo recuerdo, pero no creo que estuviera malo pues si no me acordaría. Alguna pega, por poner alguna podría ser el tamaño. Cuando nos llegó nos pareció bastante pequeño frente al precio que tenía: 16€ si no me equivoco. Hemos visto cachopos mucho mayores por ese precio, pero no voy a criticarlo mucho pues estaba muy bien de sabor y de digestión. Otra pega, algo más importante, las patatas: Muy malas. Mal fritas y aceitosas. En esto, suspende.
Un trocín de pimiento que prestó bastante hasta que descubrimos que el interior también llevaba pimiento. Al final, con tanto pimiento, destrozaba un poco el saber del resto del cachopo. El sabor de la carne del cachopo me gustó bastante.
Un extra que no vimos en más sitios fueron los arvejos. Un puñado de arvejos lo acompañaban dándole un toque… exótico (hablando en el término de que nunca vi que se acompañara de arvejos).
(más…)

Zanahorias ¿Ecológicas?

Algunos plantan en su casa geranios, otros margaritas y otros cualquier clase de planta ornamental. Yo no quiero algo que al verlo diga: “Qué bonito” y marche a otro lado, y es por ello que en mi casa he plantado lechugas, zanahorias, cebollas, perejil, ajos, pimientos, menta, orégano, etc..

Ya he sacado mis primeras zanahorias. Tengo que decir que como planta ornamentar son preciosas. Sale constantemente un tallo del centro y siempre está frondoso. Son plantas muy agradecidas y si plantas varias forman una estampa preciosa. Como bien me dijeron, al estar plantadas en macetas no van a tener la forma estándar, sino que van a ser menos largas pero más anchas. Para mi sorpresa me he encontrado de todo: una con forma de mano, otras muy pequeñas y anchas, otras muy anchas y largas, etc.. Y ahora me planteo mi duda. ¿Son zanahorias ecológicas?

He cogido tierra vegetal, planté una semilla y cada poco he regado. También puse mucho amor y ternura a la hora de regar. No usé fertilizantes, abonos ni productos químicos. Mis plantas no contaminaron, causaron efectos negativos en el medio ambiente ni nada que pudiera decir que fueron dañinas a su entorno. ¿Son por ello ecológicas?
El caso de que existan zanahorias “de cultivo ecológico” o zanahorias “normales” no es producto de la naturaleza. Lo normal es lo que hice yo, por ello, ¿por qué llamarlo ecológico a lo normal y a lo que no es normal dejarlo con su normbre ‘irreal’?
Por ello mi respuesta es que mis zanahorias no son ecológicas. ¡Las industriales son las que se compran! Ésas son las que llevan abonos, insecticidas y crecieron en un ambiente poco natural, así que mis zanahorias son ZANAHORIAS y las que se compran son ZANAHORIAS INDUSTRIALES. Las cosas como son.

Por cierto, qué ricas… nunca pensé que una zanahoria tuviera olor…

Página 20 de 39« Primera...1819202122...Última »
El Cachopo © 2009-2014