Fabada en La Posada de Somió

GD Star Rating
loading...

CERRADO!!

No es la primera vez, ni la segunda, que vamos a La Posada de Somió, pero es que es un sitio al que se prometió ir a celebrar un cumpleaños y, por causas de la vida, no pudimos celebrarlo. Mi novia no pudo ir nunca a este sitio, así que dediqué esta comida a ella, que para una vez que descansa y podemos quedar para comer, lo hicimos y se lo merece.

También vino un amigo de Navia, así que me los llevé a este restaurante. Yo ya comí el cachopo de aquí y, aunque está bueno, hoy me apetecía algo distinto, algo más caliente debido al frío que está azotando estos días. Así que pedí Fabada. Mi novia, basándose en mis consejos, al igual que el amigo, pidió el cachopo. Pero de primero… !Morcilla! !!Ay la morcilla!! un día va a darme un síncope con la morcilla.
Como ya expliqué en varios posts, a mi la morcilla me gusta untarla bien en el pan, con una capa generosa de morcilla. En este sitio ponen varias clases de pan. Teníamos 2 minipanes de pan normal, cocido seguramente ahí mismo, y 2 trozos de harinosa chapata. Yo me decanté por la chapata, que es el pan que más me gusta, y ahí empecé a echar morcilla matachana por doquier. ¡Ho, morcilla, morcilla!
Estaba muy buena, pero tampoco era la más rica que probé. La noté un poco seca. Le faltaba un poco más de sangre. Costó 4,5€ y solo era una morcilla, eso sí, bastante gorda. No me arrepiento de haberla pedido. Aunque estaba tan seca que quedaba poco que untar con el pan cuando se acabó. (¡ho!, morcilla… morcilla…)

Al poco me llegó una fuentada de Fabada. Llegué a echar dos platos bastante llenos y quedaba aún para otro plato. El compango vino aparte, en un plato especial para ello. Dos raciones de morcilla, dos raciones de chorizo… en fin, dos raciones de todo, como sabiendo que se va a repetir. Del compango tengo que decir lo mismo que de la morcilla matachana: estaba seco. Pero metido en el cocido se saboreaba bien. Las fabas eran buenas fabas de granja (obvio de restarurante Asturiano. Si no es que es para denunciar) y comento esto porque fuera de Asturias he pedido fabada y bueno… se agradece la intención de hacerlo casero, pero las fabas, si no son fabas, no es fabada, sino alubias con chorizo.
Hay un dicho en Asturias que dice que la fabada sabe mejor al día siguiente. Esto es porque reposa, la faba absorbe el sabor de todo el mejunje y se espesa. Sinceramente, a mi me gusta más del propio día, recién hecho, que se note el calor del fogón aún reciente en mi paladar. Y si quema, mejor. Soy de los que le gustan la comida caliente, y a veces, por burro, me quemo, pero las llagas son secuelas que me recuerdan lo rico que estaba. En este caso, apuesto a que estaba reposado. Aunque también es lógico: No van a hacerme una fabada para mí en especial, ¿no? El caldo estaba gordo, muy sabroso y las fabas entre blandas y deshechas, justo como le gusta a mi madre. Aunque a mi me gusta que estén enteras y tiernas. El intestino agradece más una faba más cocida. La piel de la faba estaba blanda y no se notaba; detalle importante a la hora del tránsito intestinal y de salir (huelga decir del beneficio óptimo de compañeros).

Como bien dice una compañera de clase, la carne se tiene que comer caliente. Y se enfada si no está caliente. Así que como mi fabada estaba burbujeando cuando me llegó, me dediqué a comer el cachopo que le trajeron a mi novia. Estaba tal y como lo recordaba. Crujiente por fuera y muy tierno por dentro. El sabor de la cecina se notaba y cuando se llegaba el queso que se escurría por los bordes, convertía el trozo en algo más que rico: en algo jugoso. Casi me comí medio cachopo cuando despierto y bajo a la realidad, y es entonces cuando descubro que mi plato es la fabada, y no el suyo (siempre hago lo mismo… soy un envidioso XD siempre me acabo primero el plato de mi novia y luego me como el mio). Poco más puedo decir del cachopo que no haya dicho ya en cualquiera de las dos entradas que escribí. El cachopo tenía la misma forma, el mismo rebozado y el mismo contenido, con lo que el sabor era también bueno.
A la mente me vino lo que dijo mi compi cuando, después de comer la fabada, me dispuse a terminar con el cachopo de mi novia. mmmm… no pude. Estaba dura como una piedra porque estaba frío.

Y finalmente, el postre. Ya había probado el arroz con leche. Muy rico. Ya probé el Brownie de chocolate. Riquísimo, pero pesado después de comer un cachopo. Aunque te lo sirven caliente y es una gozada de rico. Así que esta vez me dispuse a probar el Frisuelo (no es un error mío. Es que lo pusieron con ‘s’ en vez de con ‘x’). Los frixuelos eran dos frixuelos doblados rellenos con nata montada, con más nata montada por encima y con sirope de chocolate. Estaban bien hechos y tengo que decir que estaban buenos salvo que estaba fríos. Eso sí que no. No me gustan nada los frixuelos fríos. Me gusta tan poco que cuando los hago yo, salen de la sarten al plato, echo azúcar y mientras se hace otro, me como el primero. No es buena estrategia para cuando invito a gente a comer frixuelos, pero es que si no es así, no me gustan. Comí uno y el otro se lo di a mi novia con la excusa perfecta de comerme parte de su brownie :)

¿Volveré? No sabría decir… el sitio es muy amigable, buen ambiente, muy buen trato de los camareros, buena comida… Pero ya fui con intención de comerme una chuleta o solomillo, pero su precio me echó pa’tras (de 22€ pa’rriba). Igual vuelvo cuando haya más gente, para comidas gregarias con otros compañeros o amigos. ¿Recomendable? Sí, eso sí.

Localización: Camino de los Nogales Somio, 318, (Plaza de la Pipa)
Teléfono: 985.33.81.37
Zona Fumadoras: Zona de fumadores y no fumadores.
Parking: Sí. Es posible que no haya problemas.
Página web: La posada de somió
Coordenadas GPS: 43.536852, -5.616943

GD Star Rating
loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Cachopo © 2009-2014