Categoría: Belmonte

Cachopo en Gran Hotel Cela, Belmonte

fachada_GHCela

Pincho_GHCelaYendo de excursión por Belmonte de Miranda hicimos una parada en el Gran Hotel Cela a probar el cachopo. Resulta que estaban de fiestas el pueblo (feria vaqueira) y el local estaba lleno. Tomamos algo mientras esperábamos y probamos sus pinchos en la barra. Tenían empanadillas de bonito y tomate y también trozos de empanada de pan. No soy ni de una ni de la otra cosa, pero debo decir que me gustaron. Las empanadillas hechas artesanalmente, se notaba una buena masa, y la empanada estaba tan buena que recogía los trozos de pan que quedaron. Luego nos pusieron unos pinchos que creo que eran trozos de atún con espuma de piquillo. Muy bueno.

Cachopo_GHCela¡Por fin la comida! Empezaré por el cachopo. Creo que sólo tienen un cachopo: El de cecina. Pero no lleva queso de cabra. Un camarero nos dijo que era queso ahumado de arquera. Resultó ser un cachopo extraño que no habíamos probado en bastante tiempo. No sabe a cecina… no sabe a queso… no sabe a carne… sabe a una mezcla de todos los sabores que se fusionan y da un sabor único. Así tenía que saber un cachopo: ¡A cachopo! No a cecina o tener un sabor fuerte a queso. No, tiene que saber a su mezcla en su justa medida. Así sí. Y estaba a 18€. Buena relación calidad precio.
La carne muy tierna. Sin tratar, ni aplastar. Un buen trozo de filete sin nervio. Fácil de masticar y de digestión estupenda. Trozo gordito de filete en algunas partes pero tierna, no obstante. El rebozado no se deshace y no hace la digestión pesada. Contiene su contenido entre los filetes, que es su cometido. Buena cecina y buen queso. Queso en abundancia, suave y cremoso.
CachopoAbierto_GHCelaBuen tamaño. Con algún entrante y un cachopo para compartir dos personas es más que suficiente.
Y aquí sí hacen honor al dicho de ‘poner un pimiento a la carne’. Realmente pusieron un pimiento entero.
Apartado especial: Las patatas. En su web hay una foto de un cachopo con patatas panadera (y bien pocas). Y eso me esperaba encontrar. Al entrar al comedor vi las patatas que tenía la gente y eran patatas redondas y pequeñas. ¡Qué rico!, pensé. Cuál fue mi sorpresa que al llegar el cachopo, éste también tenían las mismas patatas. Un montón de patatas redondas. Cocidas por dentro y una capa gruesa de patata frita. Me encantó. Fue una sorpresa pues nunca creí encontrarme unas patatas así en un cachopo. Me gustó tanto que en casa voy a ver si lo hago y me salen tan bien.
Y para finalizar de hablar del cachopo, voy a hablar de algo que cada vez considero más importante: El aceite. No estaba para nada aceitoso, parece que lo cambian con regularidad. Frito en la temperatura exacta (digo esto por lo que vi en masterchef que… bendito sea el cielo por no bajar y empezar a repartir collejas).
(más…)

El Cachopo © 2009-2014